Algo que hemos podido descubrir con el paso de los años, es la importancia del estudio psicológico como una forma de descubrir los patrones conductuales; que, al mismo tiempo, definen la forma en la que nos relacionamos, trabajamos y compramos. Esta información es muy bien utilizada en campañas de mercadeo, eslogan publicitarios, posters de ofertas de trabajo, e inclusive contenido de entretenimiento o web.

Cuando se emprende un negocio nuevo, es vital reconocer la forma en la que deberá manejarse la información y el ofrecimiento de productos. Seguramente han escuchado en algún momento decir a alguien que… “No es lo que vendes, sino como lo vendes”, y definitivamente que tiene la razón.

pirámide de maslow
Pirámide de Maslow.

Sin importar que se traten de productos, servicios u otras formas de negocios como el contenido mediante redes sociales, cursos e incluso el dropshipping; el marketing será decisivo en la rentabilidad final. Por ello, implementar herramientas SEO, conocer los tonos adecuados para comercializar un equipo o una idea, y saber comunicarse, son alguno de los puntos claves para una relación comercial exitosa.

También, utilizar la psicología en pro de una mejor estrategia de ventas, es otra herramienta bastante conocida para entender cómo se desenvuelve la mente humana; y producto de ello, escoger las palabras, los momentos y las técnicas adecuadas. En base a ello, el planteamiento de necesidades y gustos se entremezclan consecuentemente, sabiendo cuándo será más oportuno utilizar uno u otro a la hora de vender; esto, en vista del tipo de público, el objetivo de venta, y la proyección.

¿Qué es la pirámide de Maslow?

La Pirámide de Maslow es una manera de representar en 5 escalones, los aspectos más básicos que hacen accionar la conducta humana. Explica de forma jerárquica aquellos que suelen ser más importantes, y cómo la satisfacción de las necesidades primarias, desencadenan progresivamente otros eslabones.

Consiste, básicamente, en una escalera que conduce de uno a otro, para el cual requiere dar pasos consecutivos que permitan escalar: Si alguno de los eslabones falla, subir sería imposible. De esta manera, una persona que no ha satisfecho sus necesidades más básicas, se siente imposibilitado económica, emocional o personalmente para aspirar a una realización personal mayor; pues cuenta con conflictos primarios que no han permitido un desarrollo que genere otro tipo de deseos.

Significado de cada escalón

El nivel número uno, ordenado de inferior a superior, es la fisiología o biología humana. De esta manera, la subsitencia es la primera y más básica necesidad que estamos consecuentemente satisfaciendo. Al sentirnos complacidos en cuanto a ello, surge un segundo escalón que refiere a la búsqueda de la seguridad social, de salud, familiar, y laboral.

Si se percibe seguridad, o también conocida como estabilidad social, un individuo persigue la estabilidad emocional: El tercer rubro hace referencia sobre la demanda de tener afecto, amistades y relaciones confortables. Solo bajo una sensación satisfactoria de estas, puede pensarse en un cuarto escalón que refiere al auto reconocimiento, autoestima, el respeto, y la confianza, ya sea laboral, familiar o a nivel comunitario.

Por último, la realización personal, y el sentimiento de gratitud y complacencia frente a lo logrado, es la cúspide de la pirámide. Alcanzar dicha realización puede estar representada de muchas maneras: Graduarse de alguna carrera, obtener un trabajo en especial, tener hijos, o un conjunto de elementos que pueden involucrar todos los factores anteriores. En general, conseguir este escalón supone una aceptación de sí mismo y de todos, la resolución de conflictos pasados, y un sentimiento de bienestar general.

Beneficios en el Marketing

Conociendo esto, es más fácil entender qué público podrá estar interesado en algún tipo de servicio, e inclusive cómo abordarlo. Sin embargo, y antes de detallar aún más este ítem, debemos saber que no existe una edad promedio en la que una persona pueda sentirse realizada personalmente. Asimismo, no son escalones que solo se cumplen en una oportunidad: La necesidad primaria y secundaria tienen una urgencia de satisfacción diaria que, al variar, influye negativamente en la sensación de felicidad de un individuo.

De esta manera, los productos o servicios que son enfocados a estos primeros rubros, tienen una demanda cotidiana, pero también mayor competencia. A medida que se va aumentando el escalón, lo ofrecido posee mayor valor, pero menos demanda; o una más sertorizada y divididas por gustos, edades y tendencias. Lo que implica un mercado más abierto en cuanto a estudios profesionales, viajes, compra de bienes propios y otros tantos, ayudan a la consecución de un estatus mayor; y por consiguiente tranquilidad y realización personal.

Tomando en cuenta lo anterior, dicha pirámide funge como guía que permitirá, según cada empresa y con lo que trabaje, la forma de abordar y ofrecer sus productos; para poder hacer sentir al usuario que sus necesidades solo podrán ser cumplidas a través de dicho artículo/servicio, y no por otro.

Y entonces… ¿Ya están aplicando los conceptos de la pirámide de Maslow? ¡No es tarde para ello, mejoren sus formas de venta!